Versiculos para abrazos

Y por la mañana volvió al templo, y todo el pueblo vino a él; y sentado él, les enseñaba. Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio, le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio. Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella. Ella dijo: Ninguno, Señor. Otros creen que se trata de una parte auténtica del evangelio y que debe ser reconocida como tal. El origen de la discusión surge por el hecho de que este texto no se encuentra en algunas copias antiguas del Nuevo Testamento, aunque sí que aparece en otras muchas. Un detalle curioso sobre este particular es que algunos de los manuscritos que no lo incluyen, sin embargo dejan un espacio en blanco en el lugar donde deberían figurar estos versículos.

726727728729730731732