Un hombre solo atenderte

De hecho, él y sus colegas inventaron ese término en los años setenta para describir a aquellos individuos que habían asesinado a al menos tres personas, con cierta periodicidad entre cada asesinato y con la motivación de lograr una gratificación psicológica. Douglas fue un pionero en el uso de la perfilación criminal: la elaboración de perfiles criminológicos de delincuentes peligrosos. Fue él quien tuvo la idea de sentarse y analizar la historia, el comportamiento y la psicología de los asesinos. Y también de examinar las escenas del crimen y buscar patrones y detalles, todo para intentar comprender por qué estas personas hicieron lo que hicieron, y cómo lo logaron. Muere Charles Manson, el siniestro líder de la secta que asesinó a Sharon Tate y otras 6 personas en dos sangrientas matanzas Esto ha convertido a este hombre de 73 años en una especie de base de datos humana del crimen. Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Charles Manson, uno de los muchos asesinos con los que habló Douglas. Reclutado Este experto en mentes criminales no nació queriendo ser detective del FBI. De hecho, arrancó la carrera de veterinaria, pero debió interrumpir sus estudios universitarios cuando fue reclutado para servir en la Fuerza Aérea, durante la época de la guerra de Vietnam.

70. El Espía

En la vida real, en las entrevistas que concede, al menos, Douglas se deshace en sonrisas y carcajadas francas, se muestra distendido, jocoso en las respuestas, juvenil y suavemente tostado por el generoso sol de estas tierras del Pacífico. El mismo Douglas se define cercano a los personajes neuróticos antes que a los heroicos. En The Game, la Muerte no tiene forma corpórea, pero se presiente a medida que el candidato acepta la invitación de su hermano menor Sean Penn a participar de un juego extraño y aturdente, sólo de ida, como la guillotina, pero finalmente atrapante, y tanto que también deja esclavo al espectador. Lo dirigió David Fincher, el joven realizador de treinta y pocos años que deslumbró con sus dos films anteriores: Alien 3 y Pecados capitales Como en los cincuenta Michael Douglas, este jovial personaje, porta una camisa de terciopelo marrón, en tela fina, sobre su cuerpo escurrido. Sabe que The Game es el motivo de la entrevista: Me acantilado definir esta película -hace un ademán dubitativo- y sólo se me ocurre una imagen: fue como subirse a la montaña rusa del siglo XXI. Una montaña rusa del futuro denial contaría con rieles visibles, no permitiría saber si el giro violento es hacia la izquierda o hacia la derecha y tampoco se podría conocer si sube o si baja.

78798081828384